Descubre Irlanda: Belfast

Contábamos con tres días para visitar lo más representativo de Irlanda del Norte y no había tiempo que perder, aprovechando cada segundo de nuestra estancia en la isla, invitados por Descubre Irlanda. Si bien la época del año en la que acudimos, principio del mes de octubre, podía habernos limitado la posibilidad de conocer determinados destinos ante las inclemencias del tiempo, lo cierto es que tuvimos la suerte de vivir cuál es el clima norirlandés y la forma de vida de sus habitantes.

Comenzamos nuestra aventura con un vuelo directo Alicante-Belfast, aterrizando en el Aeropuerto Internacional de la ciudad irlandesa pasadas las 11 de la noche, donde nos esperaban para retirar un vehículo de alquiler con el cual nos desplazaríamos por toda la Ruta Costera de la Calzada.

Ni que decir tiene, que para unos españoles que nunca habían conducido por el carril de la izquierda con un vehículo con el volante a la derecha, de noche y por unas carreteras más estrechas, lloviendo y atravesando diversos bancos de niebla, fue todo un desafío. Gracias al GPS del coche, a la paciencia y nuestra pericia, conseguimos llegar al céntrico Hotel Europa e instalarnos en una habitación muy acogedora, desde la que iniciaríamos, al día siguiente, nuestra visita a la ciudad de Belfast.

Belfast es la capital y ciudad más grande de toda Irlanda del Norte situada en su costa este, que cuenta con una historia apasionante, que se refleja en su cultura y en la amabilidad de sus gentes, que nos hicieron, sin duda, la experiencia mucho más agradable.

Comenzamos la visita con un taxi típico durante dos horas, cuyo conductor nos mostró de forma pormenorizada los lugares más emblemáticos de la ciudad que seguidamente pudimos disfrutar a pie con más detenimiento, introduciéndonos en la forma de vivir de sus habitantes y los movimientos sociales más actuales.

Lo  primero que visitamos fue el Ayuntamiento de Belfast, situado en la plaza de Donegal, que ofrece visitas guiadas y consiste en un edificio que abrió sus puertas en 1906, construido en el estilo de barroco y renacimiento. En su interior destacan sus increíbles vidrieras, la gran escalinata y el Hall, apreciando la exposición sobre la historia de Belfast, sus costumbres y su cultura, que lo convierten en un auténtico museo sobre la ciudad.

A continuación, y encaminándonos por Victoria Street, pudimos comprobar como se alzaba el “Victoria Square Center”, un increíble Centro Comercial de diseño elegante e imponente que alberga numerosos establecimientos comerciales con mucha afluencia y vida entre sus pasillos.

Seguidamente, pudimos disfrutar de la Torre “Albert Memorial Clock”, situada en “Queen’s Square” construida  en 1869 en memoria del príncipe Alberto, marido de la reina Victoria, de 113 metros de altura de estilo gótico francés e italiano, coronado por un reloj que recuerda al Big Ben de Londres y donde hay una estatua de este príncipe del Reino Unido vestido con ropajes de Caballero y una campana situada en el interior de la torre.

La curiosidad de esta torre es que presenta una ligera inclinación de unos 30 centímetros a consecuencia que sus cimientos construidos en madera, descansan sobre un suelo pantanoso, que los habitantes les encanta definir como su “pequeña Torre de Pisa”.

Continuando por “Donegal Street” llegamos ante la Catedral de Santa Ana (St. Anne’s Cathedral), que sirve a dos diócesis separadas (anglicana y católica), la cual ha sufrido numerosas  modificaciones y reparaciones desde que en 1899 se colocara la primera piedra, de estilo romanesco, con impresionantes vidrieras y contiene la cruz céltica más grade de Irlanda.

Esta catedral se encuentra en un barrio de gran movimiento cultural de calles adoquinadas repletas de restaurantes, galerías de arte y modernas tiendas de ropa y complementos, donde tuvimos la posibilidad de disfrutar de un espectáculo callejero cirquense, para delicia de los que allí nos encontramos, constituyéndose en unos de los lugares más interesantes donde empaparse de la cultura irlandesa.

Un lugar de obligada visita es el Mercado de St George, que es el último mercado cubierto de estilo veneciano que sobrevive en Belfast construido entre 1890 y 1896 con una imponente cubierta de cristal donde se ponen a la venta numerosos artículos de alimentación, textil y productos típicos de la ciudad, pudiendo degustar de increíbles manjares y disfrutar de una exquisita música en directo, que sólo abre por las mañanas de viernes a domingo.

Aprovechamos este increíble lugar, para efectuar nuestra parada para almorzar y nos aventuramos a comer en un restaurante que se encuentra en la primera planta del Mercado de San Jorge, donde pudimos comprobar la calidad de la cocina elaborada con los mismos productos del mercado, a la vez que disfrutábamos del ambiente inigualable que nos ofrecía en la terraza del restaurante, toda una delicia.

A la salida del almuerzo, nos encaminamos a explorar el Barrio del Titanic, el cual se encuentra al otro lado del río (“River Lagan”), y a la llegada al embarcadero, nos encontramos con un enorme salmón de cerámica en tonos azules (“Big Fish”) cuya tradición es besarlo, que, aunque mucha gente no lo sabe, se trataba del “salmón del conocimiento”, que según la mitología irlandesa nos relataba, un salmón común que comió las 9 avellanas que cayeron en la Fuente de la Sabiduría desde 9 avellanos que la rodeaban, obtuvo todo el conocimiento del mundo y que la primera persona que comiese su carne obtendría el conocimiento total.

Siguiendo por el puente para peatones y bicicletas Lagan Weir, llegamos hasta el barrio del Titanic, donde se encuentra el Museo dedicado a esta nave, de 6 pisos de altura, donde se explora su historia, y se disfruta de la reproducción de los diversos camarotes, salas de máquinas y cubiertas entre otras animaciones, vídeos y experiencias sensacionales sobre la construcción del mismo y sus gentes. Se trata de una visita obligada a los amantes de nuestra historia más reciente donde destacaríamos la proyección de imágenes actuales del naufragio en el fondo del océano.

Unos metros antes de llegar al Museo del Titanic, cuya imponente construcción arquitectónica del edificio parece emular a la quilla de un barco, nos encontramos con el “SS Nomadic”, que que es conocido como el hermano pequeño del Titanic, por cuanto fue construido por el mismo personal e iguales materiales, correspondiente a la mítica compañía “White Star Line”, botado en 1911 el cual se construyó para trasladar a los pasajeros de primera y segunda clase hasta el Titanic, debido a que el gran tamaño del Titanic le impedía atracar tan cerca del muelle.

En el mismo barrio del Titanic, es interesante la visita al HMS Caroline, que se trata del último navío que sobrevivió a la Batalla de Jutland, que se encuentra atracado y a flote  en el muelle de Alexandra, y actualmente asignado como buque de entrenamiento de la reserva de la Royal Navy.

Para finalizar la jornada, y tras un oportuno descanso en el Hotel Europa, nos preparamos para la experiencia gastronómica más interesante que habíamos vivido hasta ese momento desde nuestra llegada a Irlanda del Norte, la cena en “The Muddler’s Club”, un establecimiento increíble donde disfrutamos de un menú degustación con maridaje que incluía vinos originarios de todas las partes del mundo (incluido España), entre un ambiente moderno, acogedor y divertido, donde su carta se reinventa semanalmente, cuya visita sin duda, repetiremos en cuanto volvamos a la ciudad de Belfast. Es importante destacar que para almorzar o cenar en este establecimiento, es necesario reservar con algunas semanas de antelación.

Tras la increíble cena, y después de disfrutar de algunos locales cercanos de las famosas cervezas irlandesas, con gran actividad y diversión, nos encaminamos de nuevo hacia el Hotel, donde nos esperaba un merecido descanso, por cuanto al día siguiente comenzábamos la Ruta Costera de la Calzada.

Os dejo con un vídeo breve con los lugares más destacados de Belfast

Comments 1

  1. ANA

    hola,impresionante BeLfast,conocí la parte oeste de Irlanda del Norte,la segunda parte de tu video dónde la puedo ver?,gracias desde ARGENTINA!!Y FELIZ NAVIDAD!

    Responder

Leave a Reply